Servicio de Inmigración y Control de Aduanas
Connie Kaplan

Connie Kaplan

Se reactiva una línea telefónica de ayuda a los migrantes suspendida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas

Tras un episodio de ‘Orange is the New Black’, la línea fue suspendida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Gracias a una demanda judicial hoy vuelve a ser accesible.

En 2019, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas anuló una línea de asesoría legal para inmigrantes detenidos con el argumento de que incumplía las normativas de la agencia. Esto ocurrió luego de que la línea apareciera prominentemente en la serie de Netflix ‘Orange is the New Black’, donde era una parte importante de la trama.

Un grupo de abogados defensores de los inmigrantes en California impulsaron una demanda contra el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y lograron recientemente llegar a un acuerdo. La resolución de la demanda, firmada el primero de este mes, provee que las agencias federales (el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y el Departamento de Seguridad Nacional) deben garantizar el acceso a la línea directa durante cinco años y pagar el monto correspondiente a los gastos legales de la demanda. La organización responsable, que se llama Freedom for Immigrants, trabaja a nivel federal para abolir el nocivo sistema de detención y deportación de inmigrantes.

Servicio de Inmigración y Control de Aduanas

Cómo ‘Orange is the New Black’ develó la cruda situación de los migrantes detenidos

En varios episodios de la serie ‘Orange is the New Black’ emitidos durante 2019, se mencionó la existencia de la Línea Directa Nacional de Detención de Inmigrantes. Una parte central del argumento de uno de los arcos narrativos de la serie rondaba alrededor de la situación de dos mujeres migrantes, Blanca y Maritza, que esperaban detenidas los procedimientos de deportación. En la ficción televisiva, los personajes descubren la difícil realidad de los migrantes, que usualmente no tienen derecho a realizar llamadas telefónicas cuando están detenidos.

La línea de ayuda, manejada por la organización Freedom for Immigrants, considerada la línea telefónica para inmigrantes más grande de los Estados Unidos, recibe hasta 14,500 llamadas por mes de parte de migrantes en centros de detención, usualmente bajo supervisión del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en todo el país.

“En un sistema diseñado para deshumanizar y desempoderar, la Línea Directa Nacional de Detención de Inmigrantes proporciona un medio crítico de conexión para las personas detenidas que están aisladas de sus seres queridos y comunidades. La línea directa sigue siendo una herramienta indispensable para brindar a las personas detenidas una forma segura de denunciar abusos y defender su libertad “.

Declaró Amanda Díaz, directora de la línea directa, en un comunicado.

Servicio de Inmigración y Control de Aduanas

Una administración cruel que deshumanizó sistemáticamente a los migrantes

Bajo la administración de Donald Trump, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas denunció que Freedom for Immigrants utilizaba la línea directa para permitir a los migrantes contactarse con sus familiares. Según el ICE, este tipo de vinculación con terceros mediante llamadas telefónicas viola las normativas de la agencia, a pesar de la confidencialidad de las llamadas.

Con esta justificación, se avanzó para desmantelar esta línea de ayuda, que en incontables ocasiones era la única conexión que tenían los migrantes con sus familiares y defensores legales. Freedom for Immigrants inmediatamente denunció que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas suspendió la línea como represalia política contra su agenda pro-inmigración, y que la justificación legal era inválida.

Cuando recientemente el caso avanzó en los tribunales, el Juez por el Distrito de California André Birotte determinó que el argumento de Freedom for Immigrants se correspondía con la evidencia presentada. El juez concluyó que el accionar del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas fue parte de una persecución política contra sectores de la oposición y por lo tanto legalmente inválido.

Paige Hughes, Secretaria de Prensa interina del ICE, declaró que este acuerdo llega en un momento de enormes cambios dentro de la agencia. Señaló que al interior del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas se está trabajando para garantizar que la aplicación de las leyes migratorias federales se haga en un clima de justicia y humanitarismo, y que están abiertos a los cambios en el sistema migratorio que promete la nueva administración.

“Este acuerdo es una victoria que asegura los derechos de la Primera Enmienda para Freedom for Immigrants y todos los migrantes detenidos. El gobierno no puede simplemente silenciar las expresiones de disensión o crítica de las personas que se pronuncian en contra de las condiciones de reclusión”.

Comentó Moez M. Kaba, socio de Hueston Hennigan y abogado principal del grupo en la demanda.

En las oficinas legales de Connie Kaplan festejamos esta pequeña pero importante victoria para los miles de inmigrantes que sufren diariamente la separación de sus familias y la falta de acceso a recursos legales básicos en el sistema federal de detención. Confiamos que el trabajo conjunto del gobierno y los grupos defensores de los derechos migrantes siga rindiendo frutos y contribuya a hacer del sistema migratorio estadounidense una vía de acceso a la ciudadanía y asilo humanitario para los miles de migrantes que hoy buscan refugio en los Estados Unidos.

Si te encuentras en un proceso migratorio, o tienes algún familiar que necesita arreglar sus papeles, ¡no dudes en contactarnos! Puedes escribirnos por nuestra página web o llamarnos telefónicamente al (754) 757-2447. ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

 

 

 

Share this post

More from our Blog

Scroll to Top
Skip to content